Monte Perdido (3.355m) 19/02/2017

Ascensión desde el refugio de Góriz previa aproximación por Cuello Arenas desde Nerín. 

A pesar de que hacía una semana se podía subir foqueando desde el mismo pueblo de Nerín, durante los últimos días el sol de febrero ha hecho de las suyas y ha dejado sin nieve la parte inferior de la pista. Por lo tanto, es necesario portear, bien por la pista durante unos 30 minutos (más cuantos más días pasen sin nuevas precipitaciones de nieve), bien por el sendero que parte desde la barrera (entre 45 minutos y 1 hora). 

Sábado 18/02/2017 

Sabiendo que está prohibido acceder a la pista sin autorización a costa de ser multado (el propio guarda del refugio fue multado en su día), opto por dejar el coche en la barrera (cota 1.350) y subir por el sendero. No es demasiado incómodo y no tiene grandes repechos. En un momento dado, se acerca mucho a la pista (cota 1.580) y aprovecho para acceder a ella. Durante la subida pude ver un vehículo que había sobrepasado la barrera y había llegado hasta donde comenzaba la nieve, evitando el porteo. Dicho vehículo fue multado. 

Al final de la pista se llega a Cuello Arenas. De allí, en suave subida que parece llano, a Cuello Gordo, donde comienza el ascenso a Sierra Custodia para evitar un flanqueo expuesto por su cara oeste. Al llegar a Punta Custodia (2.519m) ya podemos quitar pieles y disfrutar de un corto pero magnífico descenso hasta el collado de Arrablo. Desde allí, flanqueando las barranqueras intentando perder la menor altura posible, llegamos al refugio sin tener que remar. Unos 1.200m de desnivel y algo menos de 5 horas desde el coche. 

 La vista desde Cuello Arenas

Desde Cuello Gordo

La bajada de Punta Custodia

Domingo 19/02/2017 

A partir de las 07:20 ya hay suficiente claridad y no es necesario el frontal. Aunque la nieve no está excesivamente dura por el rehielo, interesa poner cuchillas para ahorrar fuerzas y evitar problemas. A diferencia del día anterior, donde la subida de aproximación fue muy suave, desde el refugio se comienza a ascender con buena pendiente y se gana altura con rapidez. Hay 2 repechos donde hay que aplicarse bien con las cuchillas: llegando a Ciudad de Piedra (cota 2.650) y saliendo de ella (cota 2.800). A partir de ahí, la pendiente suaviza hasta llegar al ibón helado. 

Grupo de franceses, a los que abrí huella desde el ibón helado hasta la cima (me lo agradecieron).

La vaguada que baja de la Escupidera tiene abundante nieve polvo y hay que abrir huella. Al llegar a la parte baja de la Escupidera, la pendiente se acentúa y la nieve se endurece, así que toca cambiar a crampones. Es una lástima, pues un poco más arriba la nieve vuelve a estar polvo y sería factible subir con tablas. Con crampones se sube bien y seguro, aunque se hubiera agradecido que la nieve estuviera más dura para hundirse menos. Saliendo de la Escupidera empieza a soplar viento de cara que me congela los dedos de las manos, obligándome a parar y ponerme guantes gruesos. Sin ser excesivamente fuerte, alguna ráfaga te pone en alerta y hay que andar con cuidado. En la cima, con mucha nieve (en forma de arista) sopla más fuerte y tienes que protegerte de la nieve que arrastra, así que lo justo para hacer unas fotos y para abajo. 

Ordesa desde la  (ventosa) cima.

La nieve está muy bien para bajar. El viento ha tapado la huella de subida y, aunque el paquetón está bien asentado, no es descartable que se termine formando alguna placa. Tras rebasar la Escupidera, me quito los crampones y paso a tablas. 

La temida Escupidera

El Cilindro

La nieve está tremenda, impresionante, al menos hasta el ibón helado. A partir de ahí, el ya conocido surtido pirenaico: polvo, dura, costra...dispuestas de forma aleatoria y aún sin transformar. Sobre la cota 2.500 abandonamos el barranco de Góriz y empezamos un flanqueo hacia el collado de Arrablo que nos dejará unos 50m por debajo. Toca volver a poner pieles para subir a Punta Custodia y recorrer toda la sierra, con sus subes y bajas, hasta Peña Custodia (2.409m). Desde allí, con una nieve a medio transformar y disfrutona, deshacemos el camino de ida hasta que la pista se queda sin nieve, a unos 20 minutos de porteo (en descenso) de la barrera.

Mapa con el itinerario

Pico Royo (3.122m) 02/05/2016

Ascensión por el valle de Remuñé, bajada por los tubos de Lliterola y vuelta a Remuñé por el Paso del Burro. Unos 1.900m de desnivel acumulado.

Paso del Burro al pie de la Tuca (de la Estibeta) de Lliterola . Al fondo, el Maupás.

El valle de Remuñé comienza casi al final de la carretera que sube a los Llanos del Hospital. Si la barrera que está en el desvío a los Llanos está abierta, se puede llegar en coche hasta allí; si no, hay que bajar el parking de los Llanos y remontar unos metros hasta la carretera.

De la subida hasta el Portal de Remuñé poco hay que contar. Son 30' de porteo hasta un poco antes de la subida que nos deja en la Pleta d'es Capellans. Si hace un mes aún se podía subir por el mismo barranco para llegar a la Pleta de Remuñé, ahora ya no hay puentes de nieve y se sube mejor por la derecha (izda. orográfica) hasta llegar a la pleta, donde cambiamos de orilla. Hay mucha nieve y se sube muy bien hasta el Portal.

 En la Pleta d'es Capellans ya asoma la Forca de Remuñé.

Si en la pleta abandonamos el barranco y cogemos el camino de la izquierda, pasaremos por los ibones de Remuñé. Terminaremos igualmente en la Pleta de Remuñé, pero es un poco sube-baja y es más lento.

Bajamos al Ibón Blanco de Lliterola con las focas puestas y lo atravesamos en diagonal para situarnos en la base de la subida al pico. Son algo menos de 400m por amplias palas con una inclinación moderada. A pesar de su orientación E, la nieve está dura y, aunque se marca bien el canto, todo apunta a que en la parte superior surgirán problemas si no se va con cuchillas. Así que antes de que sea demasiado tarde, coloco las cuchillas aunque con el alza puesta para no clavarlas del todo.

 Del Perdiguero a la Punta de Lliterola, con el collado superior.

 De la Tuca de Lliterola a los Crabioules, con el collado inferior.

 Lézat

 Perdiguero y Posets

 Maladetas

A esa altitud, la nieve tarda en transformar y no llega a hacerlo si no hace excesivo calor. Así que, aunque está dura, no tenemos costra, y la bajada es muy parecida a como la haríamos por una pista de estación. No llegamos hasta el ibón, sino que hacemos una media ladera por la derecha para llegar a su desagüe sin remar. No tardamos en llegar al tubo superior, donde todavía hay muchísima nieve. Además está ligeramente transformada y es una gozada bajarlo. Cogemos un poco de velocidad para atravesar el Ibonet de Lliterola y bajamos el tubo inferior.

Entrada al tubo superior.


Seguimos bajando el barranco y, justo donde gira al S, continuamos recto hacia el E a un pequeño llano en la cota 2.298. En ese punto haremos la transición para subir hacia el Paso del Burro que comunica los valles de Lliterola y Remuñé. El primer tramo es un largo flanqueo que, en función de la cantidad y estado de la nieve, puede resultar expuesto a avalanchas, ya que es orientación S y el terreno es muy herboso y no retiene bien la nieve. Como siempre, habrá que valorar en el momento y aplicar el consabido protocolo (separación entre esquiadores, soltar correas, etc.). Si no se ve claro, habría que descender unos 200m para progresar por terreno más seguro (aunque en general toda esa ladera del valle es muy "complicada"). Durante este flanqueo no se gana altura, ya que hay que salvar el espolón que baja de la Cresta de las Fitas de Remuñé. A partir de ahí, se comienza una media ladera ascendente hasta situarnos justo debajo de la Tuca de Lliterola. Nos adentramos en terreno de cortados y es crucial saber el camino para no meternos en problemas. Por eso, un par de días antes volví a hacer la Vuelta a la Cresta de las Canaletas para dejar una huella que me sirviera de guía, y ya lo creo que me sirvió.

 Trazado hasta la cota 2.450. Los tubos de Lliterola y el flanqueo quedan detrás de la Cresta de las Fitas de Remuñé.

Sobre la cota 2.450 giramos decididamente hacia el N en busca del paso. Paradójicamente, no interesa que haya mucha nieve para reducir el riesgo de avalanchas, aunque a veces tengamos problemas para trazar sin tener que pisar hierba. La pendiente es bastante mantenida y apenas hay descansos. A falta de 50m suaviza y ya podemos relajarnos un poco. El Paso del Burro es demasiado escarpado para bajar esquiando. Hay que encontrar el punto adecuado donde la cornisa nos deja un resquicio por el que atacarla. Tras subir por ahí en 2 ocasiones, dicho punto es la cota 2.716 por el Este. Todo lo demás son cornisas como se puede apreciar en la primera foto.

Últimos 50m. La flecha marca la cota 2.716 que permite salvar las cornisas. La huella que se ve es la bajada de 2 días antes que me sirvió de perfecta guía.


Huella de subida.


Caída hacia Lliterola.

 Al Norte, el Mall Pintrat.

 Al Sur, la Tuca Dalliú o Pico de Estós.

 Al fondo al Este, el Pico del Alba.

Al tener tanta pendiente y estar orientada al N, apenas recibe sol y es fácil encontrarnos la nieve dura, así que hay que ir con precaución. Afortunadamente está dura pero agarra muy bien, da confianza. Se baja hacia el E, buscando el centro de las vaguadas donde se acumula la nieve polvo; si te sales, te expones a encarrilarte en la costra. Sobre los 2.400m giraremos al N tomando la vaguada que nos deja encima de los cortados que nos separan de los ibones de Remuñé. Sobre la cota 2.300 giramos al E donde enlazamos varias vaguadas con nieve transformada muy disfrutona.


 Foto tomada 2 días antes durante la subida. La flecha indica el paso entre las cornisas.


Hacia los cortados de los ibones.

 Buscando la nieve polvo.

 Enfilando las palas finales.

Hasta aquí llegamos. Ahora tocaba cruzar el barranco.

La bajada por la margen derecha del barranco es magnífica, ya que partimos de 200m de altitud sobre el cauce. Tenemos todo tipo de nieve: polvo acumulada en puntos aislados, costra cerca de la ladera (derecha) y trasformada donde le ha dado el sol más tiempo (izquierda). Vamos, que no hay color, merece mucho la pena bajar por este lado. Con la emoción me paso el punto donde se cruza el barranco para tomar la senda (vaguada antes de la cota 1.968), así que continúo bajando por la derecha del barranco secundario que se une al principal pasada la cota 1.898. Ahí, entre la frondosa vegetación, logro encontrar un paso sencillo que me lleva a la senda. De ahí hasta el coche son 20' de porteo.

 Mapa con el recorrido.