Congelaciones


Editado el 10/01/2010:

Al final no han sido principios de congelación, sino congelaciones en toda regla. Todas superficiales, siendo la más seria (segundo grado) la del dedo anular izquierdo; después, por orden de gravedad, el meñique izdo., corazón izdo. y anular dcho.

A las 2 horas

12 horas después


Durante el día llevo un hilo drenando el líquido de la ampolla. Ésta ha aumentado de tamaño, pero ha desaparecido el color morado.

24 horas después

A las 36 horas, también aparece una ampolla en el meñique izdo.

A las 48 horas, aparece una pequeña ampolla en la 2ª falange del anular. Por otra parte, recupero casi toda la sensibilidad en el resto de los dedos, incluso un poquito en el meñique. En el anular, nada de nada.

A las 60 horas, la pequeña ampolla del meñique se ha ampliado a toda la yema. No obstante, poco a poco se va recuperando la sensibilidad.

A los 4 días, apenas tengo líquido en el meñique y siento un ligero dolor en el anular cuando lo presiono. Ambos siguen claramente inflamados.

Al cabo de 1 semana, la inflamación ha desaparecido casi totalmente y las ampollas están secas. La piel de éstas se ha oscurecido y está dura y hueca; por supuesto, totalmente insensible. En el anular derecho, a pesar de no haberse formado ampolla, ocurre lo mismo pero a una menor escala.

A las 2 semanas, se me han pelado las yemas del anular dcho. y de todos los dedos de la mano izda. excepto el pulgar. Al menos, la sensibilidad es casi total en todos los dedos excepto en el meñique izdo. (le falta muy poco) y el anular izdo. (ninguna). No deja de resultarme curioso que para saber si tengo el dedo frío o caliente tengo que tocármelo con otro dedo o ponérmelo en la cara. Y está frío más veces de las que quisiera...

A las 3 semanas, empiezo a notar una mínima sensibilidad en el anular. También comienzan a aparecer las huellas dactilares.

3 semanas

Tras 5 semanas, siguen regenerándose las huellas dactilares. Prácticamente he recuperado toda la sensibilidad en el meñique; el anular también ha recuperado sensibilidad pero está como permanente dormido. Con frío intenso llego a sentir dolor muy rápidamente.

20 de abril, tras más de 3 meses, doy por finalizada la curación de las congelaciones. La semana de travesía por los Alpes la ha demorado unos días más, pero ya ha desaparecido esa sensación de hormigueo que me ha estado acompañando durante estos 2 últimos meses. Al principio más intensa, suavizándose paulatinamente hasta desaparecer por completo. Ahora la única secuela visible es la uña, que sigue regenerándose y calculo que en dos semanas podré volver a cortármela.

Tratamiento

Ya que me ha tocado de lleno, me he tenido que informar, además de pedir consejo a amigas médicos, enfermeras y farmacéuticas. Básicamente, hay que hacer lo siguiente:

- no frotar ni golpear el área congelada; se pueden causar más lesiones ya que los tejidos están más frágiles.
- calentar la zona a la temperatura corporal. Se puede empezar colocando las manos entre las piernas, bajo las axilas, etc., pero interesa que el calor sea húmedo, así que se procurará sumergir en agua tibia (entre 36 y 38ºC) con povidona yodada (Betadine) para evitar infecciones.
- en los primeros días, tomar AAS (ácido acetil salicílico - aspirina) como anticongelante. Para la inflamación y el dolor, un antiinflamatorio (Ibuprofeno o similar).
- para las ampollas, en principio, se pueden pinchar para drenar el líquido; dolerá menos y se curará antes, pero es muy importante que se haga de forma estéril y no se infecte. En caso de infección, tomar antibiótico amoxi-clavulánico (yo tomé amoxicilina). Y no retirar la piel, es la mejor protección.
- muy importante evitar someter a frío la zona afectada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario